La burocracia se ha simplificado con la pandemia, pero la Sanidad Pública ha sufrido una escasez de recursos informáticos y de comunicación que impidió el uso intensivo y extensivo de tecnología”.

  • Fuente: El Médico Interactivo - Martes, 27 Octubre, 2020

    Responsables sanitarios de comunidades autónomas apostaron, en un encuentro de la Fundación Bamberg, por ahondar en herramientas tecnológicas que beneficien al sistema y empoderen al paciente

    Nekane Lauzirika

    27 de octubre 2020. 12:40 pm

    “La salud digital está siendo una revolución”, coincidieron en señalar los participantes del ciclo “Conviviendo con el COVID-19”, organizado por la Fundación Bamberg. “Una digitalización acelerada por la pandemia”, reconocieron.

    En “La digitalización de la Sanidad y la adaptación a la nueva normalidad”, de la Fundación presidida por el doctor Ignacio Para, aglutinó a representantes políticos de diferentes Comunidades y representantes de la industria farmacéutica.

    Ignacio Para recordó que “la burocracia se ha simplificado con la pandemia, pero la Sanidad de gestión pública ha sufrido una escasez de recursos informáticos y de comunicación que impidió el uso intensivo y extensivo de tecnología”.

    En este sentido, recalcó que no solo se colapsaron los recursos sanitarios, sino también los informáticos y las comunicaciones, degradando la atención a los pacientes y perjudicando la labor de los profesionales.

    El presupuesto global en TIC bajó casi el 3% respecto al año anterior. Y el porcentaje respecto al presupuesto total descendió casi un 6% situándose el de las TIC en un 1,16%. “Muy lejos del recomendado por la UE del 5%”.

    En su opinión, esto es un claro detector del compromiso político con la digitalización de la Sanidad. “No se puede estar presumiendo sobre los logros en digitalización mientras recortamos el presupuesto”, añadió Para.

    Digitalizar procesos

    En representación del consejero de Galicia participó Benigno Rosón, directivo del Servicio Gallego de Salud, quien se refirió a la apuesta realizada en la Sanidad gallega por digitalizar todos sus procesos.

    “Todas las Comunidades hemos logrado importantes logros digitales en Sanidad en estos meses; la pandemia ha ayudado a la transformación digital, a hacer cosas distintas. Además, los profesionales han interactuado bien con los pacientes”, dijo.

    Según el directivo gallego, “la organización sanitaria consiguió trabajar con la estructura existente y funcionó bien; conseguimos con herramientas como la teleasistencia hacer el seguimiento de pacientes con Covid”.

    Explicó también que en Galicia se ha potenciado la telemonitorización, al tiempo que con el big-data están logrando predecir lo que ocurre para tomar medidas de aislamiento el cierre de áreas y evitar el colapso de los hospitales.

    Revolución tecnológica

    La Secretaria Autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria de la Comunidad Valenciana, Concha Andrés Sanchis, sostuvo que se ha producido una revolución tecnológica en la Sanidad.

    “Hemos diseñado un nuevo sistema de comunicación con los sanitarios; las TIC son herramientas que han venido para quedarse, aunque deben garantizarse la seguridad de los pacientes”, apuntó.

    Andrés-Sánchez incidió en los beneficios del incremento de la digitalización en los servicios de salud, que han permitido que los pacientes no tengan que acudir a los centros de salud y puedan ser atendidos desde sus domicilios.

    “En Valencia, con más de 556 municipios, hemos triplicado la asistencia telefónica y hemos puesto en marcha un pliego para configurar una plataforma de telemedicina para las videollamadas”, dijo.

    Dentro del presupuesto valenciano, “una parte importante irá dirigido a la tecnología para dotar de la comunicación necesaria al mayor número de pacientes siendo conscientes de que la asistencia digital es un complemento de la atención presencial que es inevitable”.

    Sistemas anticuados

    La directora gerente del Servicio de Salud de Castilla La Mancha, SESCAM, Regina Leal Eizaguirre, indicó la necesidad de normalizar todos los procesos de digitalización para extraer los datos y que sean homogéneos.

    En una comunidad con más de 1.200 centros reconoció que se encontraron con que su sistema informático no soportaba las aplicaciones avanzadas de videoconferencias, “porque los ordenadores tenían más de 10 años”.

    A pesar de ello, consiguieron llevar a cabo el seguimiento de los pacientes, “sobre todo los de salud mental, aunque “tuvimos dificultades con los sistemas de vigilancia epidemiológicos”.

    Subrayó que el éxito en la gestión de la pandemia se produjo gracias a los recursos humanos, como los rastreadores. “pero sí necesitamos más digitalización e innovación y la interoperabilidad de datos entre todas las Comunidades”.

    En esta línea, explicó que están inmersos en proyectos europeos de modernización para sus sistemas de información, “que es complicado, pero si no se consigue la financiación necesaria no podremos digitalizar la Sanidad en los próximos dos años”.

    Interoperabilidad

    José María Vergeles Blanca, consejero de Sanidad y Servicios Sociales de Extremadura, apostó porque la  interoperabilidad entre los distintos sistemas de salud sea pronto una realidad.

    También, abogó por disponer de mecanismos de evaluación que les digan a los políticos y gestores si es adecuado invertir o no en determinadas innovaciones tecnológicas. “Es una falta que tiene el SNS que no ocurre en otros sistemas europeos”.

    Para Vergeles es fundamental disponer de buenos sistemas de comunicación para poder convertir en realidad todo lo referido a la salud digital, “aunque los pacientes necesitan una entente equilibrada entre asistencia presencial y online”.

    El consejero extremeño también comentó que “es difícil tener un sistema de salud de primera división con un presupuesto de tercera; hay que cambiar esta situación”, precisó.

    Reconoció que hasta que no llegó la pandemia contaban con mucha tecnología que no era utilizada, “pero que fue clave en los meses más duros de la pandemia”.

    Asimismo, Vergeles fue contundente al decir que “no disponían de sistemas de vigilancia epidemiológicos adecuados para actuar de forma integral frente al COVID 19”.

    Criticó tener un acuerdo entre todos los sistemas de salud en todo lo relativo a la Inteligencia Artificial, “que ha impedido hacer un análisis para aprender de nosotros mismos; no podemos si no explotamos nuestros datos”.

    Información

    Elena Llorente Fernández, directora general de Calidad, Transformación y Gestión del Conocimiento de Asturias también insistió en la necesidad de ahondar en la interoperabilidad. “Disponer de información fue todo un reto para tomar decisiones de salud pública rápida y que llegaran al paciente”, explicó.

    La directiva asturiana consideró importante el esfuerzo que han llevado a cabo para disminuir la burocratización en la AP y en los hospitales. “Hemos visto la necesidad implementar proyectos de consultas telefónicas y de teleconsultas”.

    Por ello, trabajan en facilitar herramientas a los profesionales como el big-data o la inteligencia artificial que les ayuden en la toma de decisiones. “Muchos proyectos que realizamos ya estaban, pero la pandemia ha sido una oportunidad para trabajar más en ellos e implantarlos; espero que hayan venido para quedarse”, apostilló.

    Visión de la Industria

    Federico Plaza Piñol, Government Affairs Director Roche Pharmaceuticals, se refirió al importante reto que supone para la Sanidad la transformación digital, “que nos exigirá a todos los agentes pensar y trabajar de otra manera”.

    Consideró que es claro que esa transformación ha llegado para quedarse. “Además, nunca se completará porque es un proceso de continua generación de conocimiento donde siempre se podrá hacer más”, explicó.

    Para Plaza, la salud o gestión de la salud será digital o no será completa e integrada. “La digitalización va más allá de las paredes de los centros sanitarios. “La digitalización bien hecha humanizará la relación entre los profesionales y los pacientes; facilitará los intercambios de manera segura y confidencial”.

    El reto, añadió el responsable de Roche, es poder utilizar los millones de datos combinados con la inteligencia artificial “para sacarles el máximo partido posible y ser más precisos en los diagnósticos mejorando la calidad asistencial”. Esto, según dijo, se conseguirá con datos fiables y normalizados. “En esta revolución de la salud digital tenemos asimismo una revolución del conocimiento. España tiene que arrancar para no quedarse atrás en temas de big-data, IA”.

    Colaboración

    En esta misma línea, se manifestaron María Teresa García, directora Government Affairs, Spain & Portugal Abbott y Arantxa Catalán, directora de Public Affairs Sanofi España.

    A su juicio, es clave incorporar a los sistemas sanitarios las herramientas tecnológicas que ayuden a los pacientes y también a los clínicos para gestionar la asistencia de forma distinta.

    “Hay que trabajar para lo que queramos que sea nuestro inmediato futuro sanitario y, para ello, la industria farmacéutica estamos a disposición de las autoridades sanitarias para digitalizar la salud al máximo”, apostilló García.

    De la misma opinión, Arantxa Catalán reconoció que la pandemia ha agilizado la digitalización y el manejo de datos. “La salud digital nos cambia como industria farmacéutica en la forma de ofrecer los servicios”.

    También, apuntó hacia la utilización de los datos para mejorar los resultados, para el empoderamiento de los pacientes; hay que repensar los sistemas de salud y redefinir las estrategias”.

    Para Catalán, las nuevas herramientas permitirán minimizar la incertidumbre clínica que acompaña a la innovación. “Además, hay que seguir aumentando la confianza entre los sectores públicos y privados”.

    Porque, tal y como señalaron los tres representantes de la industria farmacéutica, en la innovación “es imprescindible ir de la mano; la estrategia digital europea es una oportunidad porque pone las vías para caminar”.

    Como señalaron, la revolución digital desafía el statu quo. “Es una palanca al servicio de una estrategia que ha de ser innovadora. Sin innovación no habrá avance por muchas herramientas sobre la mesa”, sentenciaron.

    Profesionales sanitarios

    En el encuentro de la Fundación Bamberg se escuchó también de primera mano la experiencia y los deseos de profesionales sanitarios que lideran la innovación en sus hospitales.

    Y, finalmente, a los responsables de Innovación de Tecnologías de la Información de distintas Comunidades que hablaron sobre los esfuerzos realizados, sus logros y sus retos para este presente y futuro condicionado por la pandemia.

    Todo ello con la participación de representantes de Lilly, Sanofi, Roche, Chiesi, Abbott, Indizen, Medtronic, Alma, Oximesa y DXC Techonogy, que interactuaron con el resto de ponentes en las diferentes sesiones del encuentro.

    En el próximo encuentro del ciclo “Conviviendo con el CoVID-19”, el próximo 16 de noviembre, de la Fundación Bamberg, se hablará sobre “La financiación de la Sanidad en tiempos de crisis”, en el que debatirán sobre cómo hacer frente al gasto extraordinario generado por la pandemia y cómo encarar la inversión para remediar el aumento de las listas de espera y otros gastos extraordinarios generados.

    También se debatirá sobre cómo hacer frente al gasto sanitario en el contexto de crisis económica, los posibles recortes en financiación y cómo evitar que estos se hagan en Sanidad.