Las personalidades sanitarias más relevantes, presentes como ponentes y asistentes en el Foro para la Reforma de nuestro Sistema Sanitario. ACCESO A LOS VIDEOS DE LAS MESAS EN: https://www.youtube.com/watch?v=eVEk22bIr80

  • Fuente: - Martes, 10 Mayo, 2016
    • Ex Diputados, ex Ministros, Ex Consejeros de Sanidad y Prtes de Org. Civiles
      Ex Diputados, ex Ministros, Ex Consejeros de Sanidad y Prtes de Org. Civiles

           INTERVENCIÓN DEL SECRETARIO GENERAL DE SANIDAD Y CONSUMO

    INAUGURACIÓN Y BIENVENIDA AL FORO DE DEBATE: ‘LA RENOVACIÓN DE NUESTRO SISTEMA SANITARIO’ (FUNDACIÓN BAMBERG + ‘LA RAZÓN’ – ‘A TU SALUD’) 

    10 de mayo de 2016_9:00 horas_10 minutos

    Amigas y amigos,

    Gracias por vuestra invitación.

    Tal y como se plantea en el documento de presentación de este foro-debate, contamos con un gran sistema sanitario.

    Considero que estoy en lo cierto cuando digo que el Sistema Nacional de Salud es uno de los principales activos de la ‘Marca España’.

    No obstante, variables como:

    El dinamismo permanente de las necesidades asistenciales de los ciudadanos, y la necesaria y fundamental participación de los profesionales.

    Como la evolución económica del país,

    Como la sistemática renovación de las nuevas tecnologías de la información y de sus usos y aplicaciones en el sector,

    O como el contexto de la Unión Europea en el que nos encontramos…

    Hacen necesario que el modelo evolucione, que innove y que progrese de forma constante para dar una respuesta completa y  efectiva al envejecimiento, a la cronicidad, a la pluripatología, a la dependencia, a la discapacidad… Y que lo haga además de una forma sostenible, y de forma solvente.

    -------------------------------------------------------------------------------------------

    En los últimos años, especialmente desde 2012, se han implementado numerosas medidas para favorecer la adaptación del sistema sanitario a la realidad sociodemográfica, epidemiológica y económica de nuestro país.

    Valgan algunos ejemplos, frente a las enfermedades crónicas, hemos impulsado la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud (aprobada por el Consejo Interterritorial en junio de 2012) y la Estrategia de promoción de la Salud y prevención (aprobada por el Consejo Interterritorial en diciembre de 2013).

    Otra muestra, ha sido la de impulsar la prevención de la dependencia y la discapacidad, y entre las numerosas medidas desarrolladas por la Secretaría General de Sanidad y Consumo, está el trabajo que ha conducido a la designación de España como país coordinador de la ‘Acción Conjunta Europea sobre prevención de la fragilidad’ (en noviembre de 2015).

    Un tercer caso, para promover la sostenibilidad y la solvencia del modelo en esta ocasión, es el que suponen las medidas que nos han permitido generar ahorros superiores a los 5.900 millones de euros solamente en el área de farmacia (entre julio de 2012 y marzo de 2016, lo que no ha impedido que hayamos incorporado más de 185 innovaciones terapéuticas a la cartera pública de servicios, entre ellas las correspondientes a la Hepatitis C).

    También, en materia de cohesión y calidad, hemos impulsado iniciativas como el calendario común de vacunación infantil, la integración de la asistencia sanitaria y los servicios sociales, y la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud.

    En el ámbito profesional, hemos favorecido el consenso y desarrollado iniciativas con las que mejorar la gestión y la planificación de los recursos humanos como los acuerdos marco suscritos con médicos, enfermeros y farmacéuticos en 2013 (más de 500.000 profesionales), y el registro estatal de profesionales sanitarios.

    En el entorno de los pacientes, y con el ánimo de favorecer su ‘empoderamiento’, hemos puesto en marcha acciones como la Red de Escuelas de Salud para la Ciudadanía.

    Y en relación con la industria, cabe destacar el acuerdo que los ministerios de Sanidad y Hacienda rubricamos con ‘Farmaindustria’ el pasado mes de noviembre con el ánimo de favorecer la sostenibilidad y de asegurar el acceso ágil y equitativo de los ciudadanos a las innovaciones terapéuticas.

    Todas ella son medidas que han hecho posible que la situación actual del Sistema Nacional de Salud sea mucho más avanzada, estable y sostenible que a finales de 2011; medidas que han de servir como fundamento para seguir trabajando como hasta ahora en la consolidación y en el desarrollo de nuestro sistema.

    No obstante, amigas y amigos,

    ¿Qué debemos hacer para que el Sistema Nacional de Salud sea más resolutivo y eficiente en los próximos años, tanto desde la perspectiva asistencial como desde el punto de vista económico y social?

    ¿Debemos rediseñar la legislación vigente que sustenta nuestro Sistema Nacional de Salud?

    ¿Han de redefinirse y/o ampliarse los roles que desempeñan las administraciones, los profesionales, los ciudadanos, la industria…?

    ¿Procede reformular el modelo de financiación?

    En términos generales, como posibles respuestas a estas cuestiones, considero cuanto menos oportuno:

    Desde el punto de vista normativo, crear una nueva ley de bases, un código sanitario que armonice, aúne y actualice lo establecido en la normativa básica y vertebradora del modelo, es decir, en esencia:

    la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad,

    la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud,

    Y la Ley 33/2011, de 4 de octubre, de Salud Pública.

    En suma, crear un nuevo marco legislativo para el siglo XXI

    También es importante impulsar la evaluación, la transparencia y el ‘benchmarking’ de forma pormenorizada (profesionales, servicios, centros, facultades, por autonomías, por provincias…) y permanente en el tiempo para evitar la devaluación del modelo y para avanzar hacia la excelencia,

    Es importante además promover avances en la cohesión y en la equidad desde el Consejo Interterritorial, desde la lealtad institucional entre administraciones y la aplicación práctica de los acuerdos que se adquieran, en tiempo y forma, y de acuerdo con lo establecido en la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público (artículos 147 a 154 sobre las conferencias sectoriales).

    Y debemos garantizar además una financiación suficiente, cuanto

    menos, del modelo, y hacerlo desde la optimización de todos los recursos disponibles en el sistema, desde la detección y la resolución de ineficiencias, y desde el establecimiento de prioridades a la hora de invertir en salud para resolver de la forma más completa posible las necesidades/demandas a veces ilimitadas propias del ámbito sanitario.

    Todo ello, con el paciente, con la preservación y el cuidado de su salud, en el epicentro de todas y cada una de las decisiones que se tomen, procurando una actitud cada vez más proactiva, copartícipe y corresponsable por su parte.

    Con el profesional como piedra angular, propiciando el desarrollo de su formación, de su ‘expertise’, de sus funciones y de su capacidad resolutiva, así como de un mejor sistema de incentivos (retribuciones, promociones, nuevas responsabilidades, movilidad…),

    A todo ello, garantizando la estabilidad, la certidumbre y la previsibilidad a la industria para hacer compatible su expansión con una protección más humanizada, personalizada, multidisciplinar y transversal de la salud y colaborando activamente en la sostenibilidad del Sistema.

    Impulsando la investigación, el desarrollo y la innovación a partir de la total dependencia, orgánica y funcional, del Instituto de Salud Carlos III respecto del Ministerio de Sanidad,

    Haciendo real la plena interoperabilidad de la tarjeta, la historia clínica y la receta electrónicas en todos el país, y obteniendo el máximo rendimiento posible de la ‘e-health’, de la ‘m-health’ (ojo con la fiabilidad científica de las apps…) y del ‘Big Data’,

    Y liderando la coordinación y la cohesión entre los Estados miembros de la Unión Europea desde la creación de una red de centros de referencia, desde el desarrollo de un ‘turismo sanitario’ reglado y modulado… y desde la dilatada y la exitosa experiencia que España atesora en ámbitos por los que somos un modelo sanitario a seguir, como, por ejemplo, la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células.

    -------------------------------------------------------------------------------------------

    Éstas son, amigas y amigos, algunas propuestas que en términos generales podrían o deberían llevarse a la práctica para actualizar el Sistema Nacional de Salud y para favorecer, cuanto menos, que la renovación sea continuada y que se adapte de forma dinámica a las necesidades reales y cambiantes de todos los agentes del sector.

    Seguramente que a lo largo de la jornada de hoy se expondrán más medidas y planteamientos más concretos.

    Algunos coincidirán con lo que he expuesto.

    Otros serán discordantes.

    Lo deseable en todo caso, tanto en la coincidencia como en la discrepancia, es que trabajemos juntos desde la duda permanente y que seamos capaces de establecer un debate constructivo y abierto; de generar sinergias entre todos los agentes del sector y de anteponer el buen funcionamiento del Sistema Nacional de Salud a cualquier otro interés.

    Este foro que ahora comienza parece, tanto por su planteamiento como por la calidad humana y profesional de sus organizadores y participantes, un escenario más que propicio para para impulsar el debate; para fomentar este intercambio de ideas, de buenas prácticas y de experiencias de éxito.

    Por eso quiero poner en valor la iniciativa y el esfuerzo realizados por la ‘Fundación Bamberg’ y por ‘La Razón’ para organizar esta más que oportuna jornada, agradeciendo la oportunidad de estar presente en su inauguración y deseando que el día sea, cuanto menos, muy productivo.

     

    Muchas gracias.