Carta abierta del Presidente de la Fundación a la FADSP

  • Fuente: - Lunes, 11 Julio, 2011
    • FADSP
      FADSP

    Lamento de veras que la Federación no se tomase más tiempo para el estudio de nuestro Modelo de Futuro de Gestión de la Salud analizándolo con calma y tranquilidad, sin precipitación y, por supuesto, sin tratar de descalificarlo con aseveraciones y juicios que lo que realmente descalifican es el documento de crítica emitido por la FSDSP. Como, a la vista del documento de crítica, creo que no han entendido lo que proponemos, seguidamente voy a tratar de aclararles lo que dice y quiere el Modelo: 

    1. No pretendemos privatizar los hospitales y centros asistenciales públicos, en absoluto; todo lo contrario, queremos mantener el SNS; solo pretendemos que puedan contar con instrumentos de gestión similares a los utilizados por las empresas como una contabilidad financiera y cuenta de resultados, la posibilidad de capitalizar las inversiones y de realizar las amortizaciones, etc.
    2. Creemos que se debe de dotar de transparencia informativa sobre los recursos, actividades y resultados económicos y en salud de cualquier Centro Sanitario, en términos que permitan ser comparables entre los mismos, ya sean éstos públicos como privados.
    3. Manifestamos que es necesario que se cumpla la Ley General de Sanidad promulgada hace 25 años en la que se establecía la libre elección de los ciudadanos. Sin libre elección y sin transparencia es imposible equidad.
    4. Queremos que se cumpla la citada ley respecto a la efectiva universalización de la Sanidad. No entendemos por qué ciudadanos que pagan sus impuestos no tienen derecho a recibir asistencia sanitaria pública, que se financia con los mismos impuestos que estos pagan, por el mero hecho de que no cotizan a la Seguridad Social.
    5. Creemos que se debe establecer un entorno de competitividad entre los hospitales y los centros asistenciales, bien sean estos públicos como privados, con el fin de favorecer así la mejora efectiva de la calidad asistencial y la innovación.
    6. Defendemos un modelo en el que no haya cargos vitalicios y demás prebendas y donde los profesionales tengan el reconocimiento de su elevada responsabilidad y se les retribuya por sus capacidades e incentive por los resultados en salud derivados de su actividad asistencial. Claramente, sí, que dejen de ser funcionarios.
    7. Nuestro modelo pretende profesionalizar la gestión sanitaria y asistencial, poniéndola en manos de profesionales y no al servicio de los políticos de turno. Esta será una medida fundamental para despolitizar la sanidad.
    8. No tenemos nada que ver con el gabinete de Garrigues, salvo el reconocimiento de su elevada profesionalidad y la colaboración con el Modelos en términos de esclarecer el reparto competencial entre las diferentes administraciones del Estado Español. Sus aseveraciones al respecto son totalmente gratuitas, infundadas y dogmáticas.
    9. Nuestro Modelo no ha querido estar condicionado por las leyes actuales, incluso la Constitución, pues las leyes han de estar al servicio de los ciudadanos y del sentido común y, si hay que cambiarlas, se cambian. Para ello está el Parlamento.
    10. Indudablemente, son las empresas las que crean riqueza y, por tanto las que permiten que el Estado pueda recaudar fondos para el desarrollo de sus políticas sociales. Si no hay empresas, si no hay tejido empresarial y éstas no son competitivas, no habrá riqueza, no habrá empleo y no habrá dinero para políticas sociales ni de cualquier otra índole. Y este tejido empresarial lo constituyen las empresas de servicios, de tecnologías sanitarias, de productos sanitarios, de medicamentos, de trasportes, etc. Y es necesario fomentar las exportaciones de bienes y servicios de este sector a otros países.

    Respecto a los servicios sanitarios realizados por provisores privados, bien sean al sector público como al privado, reconocemos que forman parte de la sanidad y es obligación del Ministerio de Sanidad y de la Consejerías Autonómicas el fomento, coordinación, control de sus actividades, coordinación con los provisores públicos y aprovechamiento de sus recursos, con el objetivo de garantizar una adecuada y eficiente asistencia sanitaria de calidad.

     Dicen ustedes que “propone un modelo basado en el mercado, la competencia y la gestión empresarial. Achaca al actual una contaminación política e ideológica como si defender los intereses empresariales no fuera también ideología” ¿Creen de verdad que defender la creación de empresas, empleo y riqueza es ideología? ¿Acaso su ideología es la de destruirlas?

    Dicen ustedes que “pone el acento en el cambio de paradigma: la gestión de la enfermedad que focaliza en los médicos de cabecera abandonando el modelo de Medicina familiar y Comunitaria orientado a la promoción de salud y la participación”. Miren ustedes, lo que dicen es un contrasentido. Lo que proponemos es lo que establece la Ley General de Sanidad aprobada hace 25 años: establecimiento de Áreas de Salud con gerencia única integrando tanto los Centros de Salud como los Hospitales del Área. Su aseveración no se sostiene para cualquiera que haya leído detenidamente el documento del Modelo.

     Para la elaboración del documento del Modelo, la Fundación no ha recibido financiación alguna ni pública ni privada. La dedicación de los colaboradores de la fundación y de los expertos ha sido gratuita y altruista. Cualquier aseveración distinta es falsa y carece de todo fundamento.

     Pero son falsas muchas de las aseveraciones que ustedes hacen, y la mayoría tendenciosas, respecto a lo que el Modelo pretende. Ustedes no lo han leído con detenimiento, ni lo han debatido ni interna ni externamente. Por ejemplo, en ningún momento decimos que quienes pagan un seguro privado deban tener derecho a una desgravación fiscal, entre otras cosas porque el Modelo resuelve esto de manera diferente y no tiene sentido por tanto tal aseveración.

     Quiero hacerles constar sin embargo que valoramos los estudios que ustedes realizan sobre nuestro sistema sanitario desde el Observatorio de la Fundación 1 de Mayo. No obstante, el documento de crítica que han elaborado no se corresponde con el nivel de otros estudios por ustedes publicados. Si alguien quiere saber qué dice nuestro documento del Modelo de Futuro, que por favor se lo lea pues si lo que va a leer es lo que ustedes dicen que dice, no se va a enterar en absoluto. Desde luego, con críticas como las que han hecho de nuestra propuesta de Modelo, le hacen un flaco favor al Sistema Nacional de Salud y a la Sanidad Pública que dicen ustedes defender.

     Quedo a su disposición y a la de sus compañeros de la FADSP para explicarles el Modelo y debatir sobre los aspectos recogidos en el informe crítico que, a pesar de todo, agradezco.